Vacunación: pensando en el niño por nacer…

  • Posted on agosto 16, 2012 at 14:26

VACUNACIÓN: PENSANDO EN EL NIÑO POR NACER

Es muy conocido el refrán “Más vale prevenir, que curar”, a lo que se debería agregar, que lo que se puede prevenir, no siempre se puede curar.

Como herramienta para cumplir con el concepto que él encierra, la vacunación es una de las medidas con mayor impacto en Salud.

Lamentablemente los esquemas establecidos no se cumplen como es de desear, por lo que no se alcanzan las coberturas necesarias de las vacunas, que permitirían lograr el objetivo de erradicación, o al menos, de control de  distintas enfermedades.

La percepción de la población en general, de la importancia de esta estrategia, es bastante clara en relación a la población infantil, no así para otras edades.

Tanto el incumplimiento del calendario oficial, como el error conceptual que los mismos se limitan a la edad pediátrica, impiden lograr los objetivos del mismo, desperdiciando la acción de Salud Pública, que especialmente en los últimos años, ha introducido un número importante de nuevas vacunas.

Centrando la mirada en el futuro Recién Nacido, es mucho lo que se puede hacer en relación a las inmunizaciones de las futuras madres, tanto antes como durante el embarazo, así como con los contactos del entorno donde nacerá ese niño, lo que se a dado en llamar, Vacunación Capullo.

La vacuna Antitetánica desde hace muchos años se viene indicando a las embarazadas, previniendo el Tétano Neonatal, enfermedad de alta morbi-mortalidad en otros tiempos.

Actualmente esta vacuna es indicada junto a otras dos, Difteria y Coqueluche, conformando la Triple Bacteriana Acelular.

Esta vacuna ha sido introducida, como respuesta a la situación epidemiológica que se viene observando desde hace un tiempo, en relación ala Coqueluche(Tos Convulsa ).

Dado que la inmunidad conferida contra esta enfermedad va disminuyendo con el tiempo, los adultos son reservorios dela BordetellaPertussis, germen que la produce, exponiendo al contagio a los más pequeños aún no inmunizados.

Por ser alta la morbi-mortalidad, especialmente en los primeros meses de vida, es que debe vacunarse no sólo a la embarazada, sino también a todos los contactos de los por nacer (padre, hermanos, abuelos, etc.).

Otra vacuna en la que se debe aplicar la estrategia “capullo”, todos los años antes de la época invernal, es la Antigripal, dado que los Recién Nacidos se encuentran dentro de los grupos de riesgo, sin posibilidad de vacunación hasta los 6 meses de vida. Además es muy importante la protección materna, teniéndose en cuenta la mortalidad de embarazadas observada durante el brote de Gripe A, provocado por el virus H1N1 incluido en la vacuna.

Debemos recordar las campañas realizadas oportunamente con Doble Viral, primero a todas las mujeres en edad de procrear y posteriormente a los hombres. La finalidad es, especialmente de tratar de evitar la circulación del virus de la Rubéola, enfermedad que de darse durante el embarazo, genera distintas patologías (malformaciones cardíacas, sordera, etc.). Al mismo tiempo se apunta a disminuir el riesgo de Sarampión en el primer año de vida, pues recién al año de edad se puede inmunizar al niño.

La vacunación contra la Hepatitis B es otra de las vacunas introducida en el calendario hace más de un década,  siendo aplicada a los Recién Nacidos y a niños de 11 años, debiendo estar vacunados a la fecha todos los menores de 19 años, por lo que a partir de Agosto de 2012, deben vacunarse todos los mayores a esa edad. La meta final es erradicar esta enfermedad,  que al padecerse genera el aumento de riesgo de Cáncer hepático y Cirrosis. En relación a la protección del Recién Nacido, el lograr que la madre no haya contraído la Hepatitis B, evita el riesgo de la transmisión en el momento del parto.

Por último recordemos este otro dicho: “Más vale Prevenir, que Lamentar

Dr. Santiago Lavarello

Médico Pediatra

 

13/08/2012